Nicole Kidman engrandece la pequeña pantalla en Big Little Lies

No ha tenido que bajar Nicole Kidman a la pequeña pantalla para hacerla grande, pero sin duda, tras su paso, ha aumentado en algo su tamaño. La actriz, ganadora de un Oscar por Las horas, es una de esas personas que encajarían en cualquier espacio sin llamar demasiado la atención. Y eso que cuesta imaginarla teniendo una vida corriente, bajando a por el pan o esperando en la cola del supermercado. De hecho, si algo tiene Nicole, es que cuesta verla fuera de una pantalla. Como si directamente hubiera nacido para estar detrás de un plasma.

Su último trabajo, Big Little Lies, una miniserie producida por HBO, donde comparte protagonismo con Reese Whiterspoon, Shailene Woodley e, incluso, Laura Dern, es un oscuro pero bello relato sobre la supervivencia de la mujer, el trauma, la violencia de género y la sororidad. Una serie particularmente sobre mujeres, que recuerda aunque solo en esencia a Mujeres desesperadas, y que se ampara en un falso suspense, quién ha asesinado a quién, para ir construyendo el drama.

Big Little Lies
Big Little Lies (HBO)

Big Little Lies es, pese a su trasfondo de violencia machista, un drama elegante y agradable de ver, que no necesita ningún esfuerzo, tampoco produce grandes sobresaltos ni una fuerte adicción, aunque sí picos dramáticos de una absoluta contundencia. Alguno de Reese Whiterspoon, alguno de Shailene Woodley, casi todos de Nicole Kidman.

Y es que apuesto a que Celeste, su personaje en la ficción, también podría encajar en cualquier otro lugar. En una hermosa y grande casa frente al mar, con un atractivo marido y dos bonitos niños, por ejemplo. Allí ella, celosamente discreta, licenciada en derecho, la amiga que siempre tiene una palabra sensata, un buen consejo, un buen tono y una sonrisa, esconde un gran secreto. Celeste está en nuestra televisión porque tiene que estar. Ella tiene que contarlo. Que no hay clases ni entorno social, ni procedencia, ni nivel intelectual. Que las dinámicas de la violencia machista se instalan en cualquier dormitorio, por mucho lujo que rodee la estancia o por muchos títulos que cuelgen de la pared.

Big Little Lies
Big Little Lies (HBO)

Su historia sucede muy poco a poco. Tan poco a poco que, en principio, en parte por el gran mérito de Reese Whiterspooon y su carismático personaje, a ella apenas se la ve. En esto gana la televisión a la gran pantalla. Es capaz de fragmentar el relato en pequeñas píldoras, capítulo a capítulo, en fantásticas sesiones que, lentamente, le van abriendo los ojos a su personaje hasta que su drama es lo único que ocupa todo lo demás. En esto, el gran mérito de Kidman es que, sin grandes aspavientos, sin necesidad de mediar palabra, es capaz de transmitir esa agonía, ese terror y esa sensación de claustrofobia que la asfixia.

De fondo, además, subyace una hermosa historia de amistad entre mujeres que se entienden, se animan, se apoyan y se consuelan. Big Little Lies, que se caracteriza por su elegancia visual y una excelente banda sonora, rompe con las peleas, enredos y envidias y construye un relato donde ellas son capaces de dejar sus propios conflictos fuera y entender el sufrimiento de las demás sin cuestionarlo. Allí, son los hombre precisamente los que entablan absurdas rivalidades y luchas de egos. Un cambio de papeles de los que cambian mentes.

Dónde verla: Disponible en la plataforma de HBO España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s