El punto final de Rectify

– Que aún tengas expectativas que te hagan sentir decepcionado. (…) Tú esperas algo mejor, ¿verdad? Tú esperas algo diferente, algo más. Eso no es malo, ¿sabes? ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste decepcionado porque esperabas alguna cosa?

Rectify

Hace poco más de un mes que Rectify se despidió de nuestras pantallas. Figuradamente hablando, claro. Al menos, no sucedió realmente en nuestras pantallas. Un último aliento de ocho episodios, que ahora sí llegan a nuestro país de la mano de Movistar+, con forma de punto final sobre el punto y aparte que ya escribió su tercera temporada.

En la ficción no ha pasado más que algún tiempo, algunos meses, desde que Daniel, condenado a la pena de muerte por el asesinato y violación de la que fuera su pareja, fuera puesto en libertad después de pasar 19 años en régimen de aislamiento.

Echando la vista atrás parece incluso que quizás no hubiera hecho falta tanto. Con un estilo muy definido marcado por un tono pausado, un ritmo exageradamente lento y una obstinada fijación por el detalle y el cuidado estético de cada uno de sus planos, Rectify siempre fue como uno de esos atardeceres en medio de un campo de trigo. Es posible que durante algún tiempo diera la sensación de que no sucedía absolutamente nada a su alrededor, pero costaba no doblegarse ante su belleza. Como si los cambios que realmente importasen sucedieran más hacia adentro que hacia afuera y no necesitaran más que una pequeña chispa, una explosión del sol o una breve escena para rompernos.

Rectify
Rectify (Movistar+)

De esas hay muchas en su cuarta y última temporada que se rodea de nuevos personajes, Avery y Chloe suman, y busca un nuevo escenario, lejos del aire sobrecargado de Paulie (Georgia). También hay puestas de sol o llamadas por teléfono que traspasan la pantalla. Algo impersonal que sucede colgado de un móvil y que te llega. Momentos de una profunda ternura, Kerwin mediante, con escasos metros cuadrados que se abren a campos de horizontes infinitos.

Pocas series, además, construyen tan bien, y con tanta elegancia, el drama interno de sus personajes. Más allá de un a veces cargante Daniel, cada uno de los Holden libra por su cuenta sus propias batallas. De fondo los últimos coletazos sobre la investigación del asesinato de Hanna. No importa. Rectify nunca fue una serie de suspense con toques de drama pero sí al revés. Que Daniel fuera o no culpable era una cuestión anecdótica. Al contrario que American Crime Story, The Night of o incluso el documental Making a Murderer, a la serie de Sundance nunca le preocupó escarvar en los rotos del sistema judicial o policial. Tampoco en su trasfondo social. Su lucha tenía que ver más con la vida real y todo lo ajento a la televisión. Y en como a veces, después de saltar por los aires, tratamos de reconstruir ciertas piezas.

Dónde verla: Actualmente en emisión los jueves en Sundance (dial 39 de Movistar+). Disponible también, junto al resto de temporadas, en la plataforma de Movistar+.

Tráiler de su primera temporada:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s